Beneficios que aporta la electroterapia

Beneficios que aporta la electroterapia

La rehabilitación física cuenta con una gran variedad de tratamientos y terapias hoy en día para ayudar a cuidar los males de nuestro cuerpo, entre ellas, queremos hablar de la electroterapia.

¿Qué es la electroterapia?

Antes de hablar sobre los diferentes tipos de electroterapia y sus  beneficios, debemos primero definir de que se trata.

Esta es una disciplina de la rehabilitación y la medicina física, que complementa a la fisioterapia, curando las dolencias y lesiones del cuerpo por medio de la aplicación de electricidad, y que de hecho, se ha vuelto imprescindible como parte de este tipo de servicios médicos.

Esto es así, en especial, ahora cuando los avances en tecnología y medicina permiten regular con mayor exactitud la intensidad de la corriente durante las sesiones, ayudando a acortar el periodo de recuperación del paciente.

Así, el paciente lo que sentirá será una relajación, que se irá dando de manera natural a medida que las sesiones avancen, hasta llegar al objetivo final que es el de paliar las lesiones o dolores por las que se acudió a terapia.

Tipos de electroter#apia

Centro Avance, especialistas en fisioterapia, electroterapia y variedad de tratamientos en el área, nos comentan cuales son los tipos de electroterapia a las que el paciente puede acceder:

  • Electroestimulación

Uno de los tipos de electroterapia que se usa en rehabilitación es la electroestimulación y tiene dos funciones:

  • El programa TENS, o electroestimulación a baja frecuencia, la cual se utiliza para reducir el nivel de dolor experimentado pro el paciente.
  • Los programas destinados a ganar fuerza y evitar la atrofia muscular, los cuales ayudan a los musculaos a recuperar su capacidad para contraerse.

Cualquiera que sea el programa elegido, será aplicada por medio del uso de electrodos y corrientes eléctricas. Eso sí, no se recomienda en caso de embarazo, quemaduras en la piel o el uso  de  marcapasos.

  • Iontoforesis

Quizá no escucharás demasiado de esta técnica ya que es cada vez menos practicada y de hecho, ya va quedando en desuso, ya que se han encontrado otras estrategias más efectivas en el tratamiento de lesiones y dolencias.

Esta consistía en aplicar la corriente galvánica para introducir medicamentos en la piel, en especial, para curar el dolor en lesiones de tejidos blancos, como tendones o músculos.

  • Microondas

Se trata de la aplicación de ondas microondas para dar calor superficial a los músculos antes de algunas sesiones, e incluso, en los tejidos más profundos. No obstante, hay que ser precavidos ya que hay que usarse con cierta precaución, como por ejemplo, evitar la exposición de personas con prótesis metálicas, marcapasos o embarazadas.

  • Ultrasonidos

El ultrasonido, al mismo tiempo que la estimulación, es uno de los tipos de electroterapia más pedidos por los pacientes. Este funciona como un antiinflamatorio en tejidos blandos y poco gruesos, curando tendones, bursitis, capsulitis, y otros.

Al igual que las ondas microondas, el ultrasonido no es recomendable para personas con prótesis metálicas, marcapasos o embarazadas.

Beneficios de la electroterapia

Existen muchos beneficios al utilizar la electroterapia. A continuación, desde Centro Avance, experto osteópata en Murcia en cuya clínica incluyen este tipo de tratamientos, nos comparte los más importantes en términos de recuperación de la salud:

  • Efecto calmante: esta terapia suele tener un efecto analgésico sobre una zona inflamada o un dolor en alguna parte del cuerpo, aliviando el dolor hasta que este desaparece.
  • Efecto antiinflamatorio: la terapia con corriente eléctrica suele recuperar el tejido dañado. Y es que sucede que cuando estamos sintiendo algún dolor en una zona de nuestro cuerpo, el principal motivo de dicho dolor suele ser una inflamación muscular o la tendinitis . En ese caso, la electricidad aplicada ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, provocando que baje la inflamación y que los tejidos dañados comiencen a recuperarse de forma progresiva.
  • Reestructuración: la aplicación de electricidad mediante electroterapia reactiva el bombeo muscular, reestructurando el equilibrio de la zona y mejorando la circulación.
  • Reducción del riego sanguíneo. Al sufrir alguna alteración en nuestros músculos o tendones, la circulación en esta parte del cuerpo se modifica impidiendo una correcta oxigenación. En estos casos la electroterapia logra corregir la anomalía y acelera el proceso de recuperación de la correcta oxigenación.
  • Corrección de todo tipo de lesiones. Ahora que se puede regular la intensidad de la corriente aplicada en este tipo de terapia, se puede utilizar para el tratamiento de cualquier tipo de dolencia y en cualquier paciente (a excepción de los casos mencionados anteriormente). Así, puede curar desde luxaciones y esguinces, hasta contusiones de forma relativamente rápida.

 

Deja una respuesta