Dime qué tipo de mujer es y te diré qué joya regalarle

Dime qué tipo de mujer es y te diré qué joya regalarle

Actualmente hay una gran variedad de joyas con diferentes modelos, colores y tamaños para regalar. El problema puede ser, que entre tanta variedad, no sepamos cual le sienta mejor a la persona que recibirá el accesorio, ya que esto depende del tipo de piel, estatura, color del pelo, busto…

Eso sí, no se pude negar que regalar una joya tiene el éxito garantizado, siempre que sepa elegir. Regalar una joya también tiene su significado especial. Es como  regalar un recuerdo a menudo para toda la vida. Un regalo que guarda un mensaje escondido y que se convertirá en un objeto de deseo cargado de recuerdos.

Así que para acertar con la joya perfecta para esa persona especial, a la hora de escoger nuestro regalo deberemos tener en cuenta una serie de características que nos garantizarán el éxito, teniendo en cuenta la persona a la que regalamos.

Por un lado, debemos evaluar la calidad, exclusividad, diseño y perfección de la joya en cuestión. No solo se trata de elegir un producto de una firma de joyería de prestigio, va más allá de eso. Está en el gusto de saber elegir un  diseño que aúne a la perfección las últimas tendencias en moda, sin perder la esencia y tradición que la hacen única.

Y por otro lado, hay que analizar muy bien a qué tipo de mujer irá dirigida nuestra joya. Atrevidas, clásicas, románticas, rockeras, minimalistas… Su estatura, color de piel, incluso el tamaño de sus manos. Dinos cómo es ella y nuestros amigos expertos en joyería de Joyería Lorena, nos dicen cuál es su joya ideal para esta Navidad:

Color de piel

El tono de nuestra piel determina el color que nos sienta mejor tanto en ropa como en accesorios y maquillaje. Por ejemplo, al elegir el tono correcto ayuda a no resaltar visualmente nuestras imperfecciones: manchas, rojeces, etc.

Este puede ser frío o cálido, y para diferenciarlo solo tenemos que mirar el dorso de nuestras muñecas. Sí las venas tienen un color azulado o violeta quiere decir que nuestro tono de piel es fría, en cambio, sí nuestras venas tienen un tono verdoso indicará que nuestra piel es de tono cálido.

Puede pasar que no se pueda apreciar la diferencia de tonos de las venas. En este caso, nuestro tipo de tono es neutro; lo cual, aunque  no suele ser muy común, te favorece ya que casi todos los colores te sentarán bien.

Por su parte, a las pieles de tono frío les sientan muy bien aquellas piezas de joyería de color plateado y  los materiales (piedras preciosas, cristales, metales…) de colores azules, violetas, orados, rosas, grises, burdeos, fucsias y los tonos verdes más fríos.

A las pieles de tono cálido les quedarán mejor las piezas con un color dorado y los materiales en colores amarillos, naranjas, corales, terracotas, verdes cálidos.

También existen algunos colores que pegan con ambos tonos de piel por igual, como en el caso del negro, el blanco y el turquesa. Así que son una buena opción para esas joyas básicas que no pueden faltar en nuestra colección.

Un consejo muy útil al elegir los tonos de las joyas es que cuanto más morena sea nuestra piel nos sentará mejor las joyas doradas y, por lo contrario, cuanto más blanca sea nuestra piel nos sentará mejor las joyas plateadas.

Estatura

Las mujeres con una alta estatura, a partir de 1,70cm o de estructura grande les favorecen los collares largos que sobrepasen los escotes ya que no acortan su figura.

Por el contrario, si tienes una estatura media entre 1,60 y 1,70cm, te verás muy bien con collares de largura media y pequeños.

Y finalmente, las personas de baja estatura lucirán mejor los collares pequeños y finos para que el cuerpo no se vea más pequeño.

Forma de la cara

La cara es lo primero que la mayoría de la gente mira, por lo que es lo que más recordarán de las personas y con lo que debemos transmitir una buena primera impresión.

Cada individuo tiene características distintas que hacen que nuestro rostro sea diferente de cualquier otro. Sin embargo, la forma de las caras se pueden clasificar  en cuatro grupos básicos: ovalada, redonda, en forma de corazón, y en rectángulo (oblongo). 

Para reconocer cual es la forma de tu cara, no se trata de seguir una ciencia exacta, sino más bien con sólo mirarte en un espejo con el pelo recogido, puedes analizar tu misma cual es la forma que más se asemeja y por lo tanto que tipo de joya le queda mejor.

Tamaño del cuello

Dependiendo de nuestro tipo de cuello, nos favorecerán unos collares u otros. Por ejemplo, en los cuellos gruesos y cortos,  los colgantes largos lucen mejor ya que dan un aspecto más delgado. Por el contrario, a los cuellos delgados y largos, les favorecen mejor los collares cortos con volumen.

Tipo de pecho

A los pechos pequeños les favorecen más los collares grandes que den volumen a esa parte, y a los pechos grandes les favorecen los collares sencillos que no aporten mucho volumen.

Forma de las manos

Si, incluso la forma de las manos cuenta, ya que esta es un área del cuerpo que atrae gran cantidad de atención al gesticular, al señalar, o al tomar un objeto; siendo, la longitud de los dedos, el factor determinante en la elección de la joyería para esta área. 

Las mujeres con dedos largos son normalmente mujeres altas, por lo que pueden usar casi cualquier estilo de anillos. Pero, por su parte, las manos con dedos cortos se lucen mejor con gemas que no ocupen la falange completa, lo cual sólo acentúa más lo corto de la mano y hace que parezca menos elegante. 

Eligiendo los pendientes ideales

La elección de los pendientes ideales dependerá de la forma del rostro y lo largo del cuello; sí tu cara es redonda, cuadrada, alargada, ovalada te favorecerán más unos pendientes u otros.

Por ejemplo, si tienes un rostro redondo, los pendientes que más te favorecen son los alargados y cuanto más finos mejor, estos te ayudarán a alargar el rostro. Por el contrario, si escoges unos pendientes pequeños que sean redondos u anchos tu rostro parecerá más redondo, por lo que debes evitar al máximo los aros.

Por su parte, las personas que tienen un rostro ovalado tienen la suerte de que casi todos los pendientes les favorecen, lo único que se les recomienda es que se ajusten al tamaño de su rostro.

A los rostros cuadrados les sientan mejor los pendientes pequeños, pegados al lóbulo de la oreja, y mucho mejor si son redondos u ovalados. En este caso, su mejor aliado son los pendientes de aro. Además, para este tipo de rostro también favorece los pendientes que tienen curvas suaves o con forma de lágrima; siendo lo que menos favorece a este tipo de rostros, los pendientes muy largos, al igual que a los rostros rectangulares o más alargados porque alargarían más el rostro.

Otro aspecto a tener en cuenta para escoger unos pendientes que nos favorezcan más, como dijimos anteriormente, es el cuello. Si tu cuello es largo,  te sentarán mejor los pendientes largos, pero si es un cuello corto, le sentará mejor los más pequeños.

Personalidad

La personalidad de la mujer que recibirá el regalo también influye en el tipo de joya que le quedará mejor, haciéndola sentir cómoda y dándole la oportunidad de expresar su esencia a través de su look:

  • Clásica. Para las mujeres clásicas, una joya de líneas simples se convertirá en un imprescindible; que sea elegante y sencilla, fácil de combinar y versátil.
  • Minimalista. Estas mujeres se mueren por las joyas versátiles y prácticas.
  • Divertida. A este tipo de mujeres les gustan las joyas que aportan frescura y dinamismo; más aún si logras conseguir un diseño que les aporte un toque de diversión y diferenciación.
  • Valiente. Un colgante con simbolismo es un gran regalo para hacer a aquellas mujeres que admiras por su fuerza y valentía. Busca algún diseño que te de la oportunidad de personalizarlo y crear algo único
  • Fuerte. Estas mujeres apreciarán una joya personalizada y hecha a la medida, que además guarde un significado especial. Por ejemplo, el colgante de una tortuga. Esto porque la paciencia y fortaleza son las claves que hacen a la tortuga el animal más sabio por excelencia. Un ejemplo de coraje y superación plasmado en una joya.
  • Atrevida. Con este tipo de mujeres viene bien un clásico reinventado. Seguro que tienes alguna amiga, madre, hermana, pareja apasionada de los piercings y los pendientes. Así que puedes elegir un pendiente original, que por ejemplo sea de oro blanco con pequeños diamantes.
  • Con personalidad. Posiblemente una de las joyas con más personalidad que se puedan regalar son aquellas con iniciales. Un clásico renovado e infalible que se convertirá en su imprescindible para cualquier ocasión.

Todos estos aspectos: el color, la estatura, el rostro… son aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger la joya ideal. Sin embargo,  no es necesario ser tan estrictos para elegir una pieza, también hay que buscar que la persona se pueda sentir a gusto con la joya.

Deja una respuesta