6 ideas para convertir tu pequeño comercio en sostenible

6 ideas para convertir tu pequeño comercio en sostenible

La sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente pueden ser posibles en tu pequeño comercio. Porque sí, los pequeños cambios pueden ser muy, pero que muy poderosos. Así que si quieres que tu empresa o tienda sea más ecológica puedes intentarlo con las pequeñas ideas que te vamos a dar a continuación. Unas ideas que no son complicadas de implementar y que pueden ayudar en gran medida al planeta, pero también incluso a tu bolsillo.

  • Utiliza productos de limpieza eco

El primer punto que te ayudará a ser más sostenible y a cuidar el medio ambiente en tu pequeño comercio es apostar por productos de limpieza ecológicos. Este tipo de productos destacan porque son libres de tóxicos y se elaboran con elementos naturales. Lo mejor es que no contaminan y limpian igual de bien que los productos de limpieza comerciales, incluso aportan un aroma mucho más agradable y natural. Quizá el único impedimento es que el precio es ligeramente superior, pero unos cuantos céntimos más valen la pena si se ayuda a preservar el planeta. ¿O no?

  • Apuesta por bolsas biodegradables

La siguiente idea es que te olvides de las bolsas de plástico tradicionales y apuestes por dar a tus clientes bolsas biodegradables, una opción que ayuda en la preservación del planeta. “Las bolsas de plástico biodegradables y compostables, además de ser una opción ecológica son idóneas para el comercio por su resistencia, flexibilidad y comodidad. Además, el precio es realmente económico y se pueden personalizar con el logo del establecimiento o sus datos de contacto”, explican desde Bioplásticos Genil, empresa líder en el mercado español de las bolsas de plástico.

  • Contrata una compañía de luz verde

Otra manera de apostar por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente con tu negocio es que contrates una compañía eléctrica verde. Estas compañías garantizan que la obtención de la energía se realiza a través de fuentes renovables como la energía solar, la eólica o la hidráulica. Y que sea energía 100% verde no significa un aumento del precio, hay diferentes tarifas en función de la compañía escogida, pero algunas empresas que ofrecen este tipo de energía incluso la venden a precio de coste.

  • Recicla todo lo que puedas

Está claro que la mejor manera de ayudar al planeta en tu pequeño comercio es reciclando todo lo que puedas. Seguro que los artículos que vendes o muchos productos indispensables para ofrecer tus servicios llegan a tu negocio embalados en una caja de cartón, después protegidos con plástico de burbujas y posteriormente incluso tienen más plástico adicional. Pues tienes que reciclar todo, porque con ese gesto estás haciendo bastante. Piensa que todo el cartón y plástico que recibes en tu negocio en un día puede ser el que emplee una familia tradicional en una semana. Así que por mucho que los hogares reciclan si no lo hacen las empresas y negocios… Así que ponte manos a la obra e intenta reciclar todo lo que puedas.

  • Utiliza bombillas led

Las bombillas led consumen mucha menos energía que las bombillas tradicionales. Así que cambiar las bombillas de tu negocio puede ser una manera de ahorrar electricidad. Una cuestión con la ayudarás a evitar el despilfarro energético, pero también a tu bolsillo porque el consumo caerá notablemente se apreciará cada mes en las facturas de la luz. Además, aunque haya que invertir en el cambio de bombillas Led se puede recuperar rápidamente a través del ahorro y porque son unas bombillas que tienen mayor tiempo de vida.

  • No te pases ni con la calefacción ni con el aire acondicionado

Tener la temperatura justa es una forma de ahorrar en energía. De esta forma, los expertos aconsejan establecer una temperatura de entre 20 y 25 grados en verano y 20 y 22 grados en invierno. Aunque la temperatura óptima es de 21 grados. Más allá de estos rangos de temperatura, el aire acondicionado realiza un mayor consumo de electricidad. Esto provoca que la factura de luz aumente entre el 6 y el 8%.

Así que cuidado, porque en un negocio se suelen dejar puesto tanto el aire como la calefacción durante todo el horario comercial. Y pasarse con el frío o el calor puede suponer un innecesario consumo energético y también una desorbitada factura de la luz.

Como habrás visto estas 6 ideas son muy sencillas de implementar en cualquier negocio. Por lo que si todavía no realizas ninguna de estas acciones te recomendamos que comiences ya para cuidar el planeta y reducir los gastos de tu comercio.

Deja una respuesta