La limpieza en un restaurante es fundamental para que los clientes repitan

La limpieza en un restaurante es fundamental para que los clientes repitan

Vivimos en una sociedad cada vez más globalizada en la que todo aquello que hagamos puede tener repercusión en cualquier parte del mundo y es que con el avance de las nuevas tecnologías, en la actualidad podemos saber que ocurre en cualquier parte del mundo a golpe de un clic. Y es que, aunque todavía existan gobiernos que quieren ocultar la realidad de todo aquello que ocurre dentro de sus fronteras, como el de Corea del Norte, lo cierto es que tan solo basta buscar un poco en la web para encontrar aquello que estamos buscando. Esto que os estamos contando se traduce en que cada vez es más difícil engañar a los ‘tecnautas’ y, con ello, a los nativos digitales, dado que las nuevas generaciones de ciudadanos están creciendo con internet y, con ello, con el acceso instantáneo a la información. En este sentido, si nosotros tenemos un negocio, lo último que queremos es que se publique información negativa sobre nosotros, puesto que nos podemos encontrar con que la gente deje de venir a visitarnos y esto nos acabe provocando el cierre del negocio.

Aunque no lo creáis, este tipo de situaciones es cada vez más habitual y es que en la red cualquiera es libre de escribir un comentario indicando lo que le ha parecido un servicio o un bien, lo que puede suponer, en función de los comentarios, que este se acabe convirtiendo en popular y, por tanto, en un éxito de ingresos o que, por el contrario, la gente escape de él porque está muy mal valorado. En este sentido, quienes dependemos de nuestro esfuerzo para vivir, como los que tenemos restaurantes, sabemos que es sumamente importante que la gente se vaya contenta del local y es que solo de esta forma tendremos la posibilidad de que repitan. Así, en este caso, además de la buena cocina y del buen género, la limpieza juega un papel fundamental y es que este tema es tan importante que en ocasiones puede generar polémicas, como le ocurrió a Alberto Chicote, quien se indignó en El Rincón de Montse y llegó a decir: «Si tiro lo que está lleno de mierda te quedas sin local». Esto es solo un ejemplo de la importancia de la limpieza y es que lo más probable es que si vosotros escucháis esa frase no vayáis a visitar ese local. En este sentido, si vosotros nos queréis que la suciedad os estropee un buen negocio, nosotros os recomendamos que acudáis a Stocknet, dado que ellos son expertos en productos de limpieza y os asesorarán para poder tener los mejores limpiadores al mejor precio del mercado y, con ello, ganar un punto a favor de que repitan los clientes en vuestro local. Pero más allá de ganar clientes, la realidad es que la limpieza en un restaurante es sumamente importante porque algunos residuos de los que se generan en un restaurante son inflamables. Tal es el caso de la grasa o los productos de limpieza mal retirados de la superficie. Por lo tanto, teniendo en cuenta lo cerca que estos restos pueden estar del fuego, lo ideal es tener siempre la cocina perfectamente recogida. Además, la limpieza y desinfección de nuestro local resulta fundamental para que los clientes estén satisfechos y quieran volver a nuestro restaurante, tal y como os hemos ido mencionando y es que un mesón sucio da mala imagen y genera inseguridad.

También cabe reseñar que si mantenemos reluciente nuestro negocio evitaremos la aparición de plagas y el consecuente gasto en desinsectación y desratización. Pero ya no solo es vital mantener al margen las plagas, sino que los empleados suelen consumir la comida del restaurante, por lo que, al igual que los clientes, también se ven expuestos a contraer enfermedades derivadas de una mala conservación de los alimentos. No sólo nos referimos a las intoxicaciones alimentarias, sino también a otros problemas. Por ejemplo, una mala limpieza de un restaurante hace que se acumulen bacterias, y eso es un foco de infección para los trabajadores.

La vajilla, uno de los principales elementos a limpiar

Debemos tener en cuenta que la vajilla es limitada y que si está sucia ocupa más espacio y es más difícil de limpiar. Por este motivo, lo ideal es que contemos con un lavavajillas en la zona de la barra y que lo utilicemos de forma específica para lavar los vasos. En la cocina tendremos una pila, la cual debería de ser doble, a ser posible, puesto que muchas veces hay que dejar los platos sucios en remojo para eliminar la suciedad más gorda y después poderlos meter en el lavavajillas, cuya agua alcanzará temperaturas superiores a los 80 grados, desinfectando así cada cosa.

Deja una respuesta