La pizarra, un elemento básico en la construcción sostenible

La pizarra, un elemento básico en la construcción sostenible

Construcción sostenible es un modo de construcción que se basa en el respeto al entorno y al medio ambiente. Este concepto no solo contempla la conservación del medio ambiente, sino la eficiencia en la utilización de los recursos naturales, el desarrollo de procesos y medios técnicos, la racionalización económica de los recursos, y también que todos los recursos y bienes que se produzcan lleguen a toda la población eliminando bolsas de pobreza. Se define como sostenibilidad la posibilidad de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer con ello las posibilidades de las futuras generaciones para satisfacer las suyas.

El concepto de construcción sostenible cobra la mayor importancia en un mundo en el que la mitad de la población mundial vive en ciudades y entornos urbanizados, situación que no se había dado nunca a lo largo de la historia.

Una construcción es sostenible si sigue estas premisas:

-Utilizar materiales reciclados, recuperándolos y dándoles otra oportunidad.

-Utilizar en la construcción materiales con bajas emisiones de carbono, ni por procesos de fabricación ni por su transporte.

-Uso de energía solar: Por su bajo coste a la larga por ser ilimitada, por ser limpia y no contaminante.

-Aprovechar en el diseño de los edificios la luz natural, eliminando gasto energético y emisiones de carbono a la atmósfera.

-Instalaciones eficientes de agua que minimicen y eliminen pérdida de este recurso y ahorren en consumos.

La pizarra en la construcción

La pizarra es una roca metamórfica homogénea de grano fino, formada por la compactación  de lutitas, rocas sedimentarias arcillosas o de rocas ígneas. Su color generalmente es opaco oscuro, negro azulado y a veces negro grisáceo, aunque existen variedades en tonos rojizos y verdosos. Se estructura en lajas planas, siendo esta disposición estructural y su gran impermeabilidad características que la hacen ser muy utilizada en cubiertas de edificios, pavimentación, revestimientos. Y en decoración, se utiliza en mesas, paredes, estanterías, duchas y múltiples elementos decorativos por su original resultado estético  y su funcionalidad. La pizarra es el producto más sostenible para cubiertas, según declaración de la Asociación Galega de Pizarristas (AGP), si se compara con otros materiales para el mismo uso, y ha sido el primero en obtener en España la declaración ambiental de producto a nivel nacional. España es el mayor productor y exportador de pizarra en el mundo, con importantes yacimientos en León, Ourense, La Coruña, Zamora, Segovia y Badajoz.

La pizarra gana demanda continuamente en nuestro país, y no solo no se ha sustituido por otros materiales sino que sus aplicaciones en construcción y decoración no paran de crecer, y se posiciona en un lugar privilegiado con respecto a otros materiales del sector. Así,  Pizarras y Derivados, una empresa familiar que lleva tres generaciones dedicándose a la selección y comercialización de pizarra española de calidad, ha alcanzado prestigio mundial por su gran profesionalidad y la calidad de sus materias primas de los mejores yacimientos, y sus procesos de producción, que les hace distinguirse a mucha distancia dentro de su sector, exportando a más de 20 países, con seguridad, rapidez y eficacia.

Pizarras y Derivados utiliza sólo los materiales de máxima calidad, en todas sus variedades en cuanto a tonos y texturas. Por su estructura y versatilidad, por ser un aislante térmico natural, por su longevidad y elegancia, y por su extraordinaria resistencia y belleza, por su original estética, este material sigue siendo elemento básico e indiscutible para arquitectos y promotores inmobiliarios que llevan a cabo construcciones de vanguardia bajo los criterios de sostenibilidad exigidos.

Arquitectos, promotores, constructores, empresas de materiales, artesanos, decoradores y diseñadores continúan prefiriendo la pizarra natural por sus cualidades intrínsecas y únicas: Resistencia, impermeabilidad, inalterabilidad, aislamiento, belleza,  longevidad,  sostenibilidad y economía, que hacen de este material un valor seguro  y uno de los mejores para la construcción de cubiertas, las cubiertas de pizarra. Los productos de Pizarras y Derivados están homologados, respondiendo a las normas de calidad en vigor en los países donde se comercializan. Para el tejado, para la casa, para decoración, para el jardín, Pizarras y Derivados dispone de la solución más acertada, con los tres tipos de pizarras que comercializa: Óptima, Superior y Natural o rústica. Por algo la pizarra natural ha sido uno de los más antiguos materiales de construcción utilizados por el hombre.

Materiales de construcción sostenible, conceptos básicos

En construcción sostenible, hay que tener en cuenta el fuerte impacto ambiental generado por el sector de la construcción, con todos sus subsectores en los que influye. Existen estudios que corroboran que los edificios consumen entre el 20 y 50% de los recursos naturales, y contribuyen de manera significativa al aumento de los emisiones de carbono a la atmósfera, así como también los residuos constructivos, que se incrementan continuamente, existiendo dificultades para su reciclaje. La construcción sostenible se refiere no sólo a la elección de materiales y procesos adecuados y que dejen la mínima huella de impacto, sino también al entorno urbano y a sus desarrollos, y está basada en una gestión y reutilización razonable de los recursos naturales, su conservación, el ahorro y eficiencia de las fuentes energéticas que intervengan.

Es planificación, hábitos de conducta, comportamiento social, modificaciones en el uso de edificios que prolongue su vida útil. Se analiza todo el ciclo de la vida de los edificios, desde el diseño hasta el destino de los residuos de las materias primas que han servido para su construcción, añadiendo un plus de responsabilidad en su diseño al crearlos y en su usabilidad. En lo relativo a los materiales, los criterios básicos que contribuyen a la construcción sostenible serían una adecuada elección de materiales y procesos, con la prohibición de uso de los que sean potencialmente peligrosos; uso eficaz de los materiales renovables; potenciar la reutilización y el reciclaje; uso preferente de materiales procedentes de recursos renovables; utilizar materiales con bajas emisiones tóxicas; aumento de la durabilidad y flexibilidad de los materiales; incrementar la vida útil de los materiales aumentando su calidad; reducir la vulnerabilidad de las edificaciones a través de la selección de materiales y los sistemas adecuados.

Deja un comentario