Albacete: Un lugar para descubrir

Albacete: Un lugar para descubrir

España tiene miles de lugares preciosos por descubrir, no solamente para el turista extranjero, sino para el propio turista español. Conocer los diferentes rincones de España, nos permite adentrarnos mucho más en nuestra propia cultura, de forma que podamos convertirnos no solamente en conocedores de nuestras raíces, sino en embajadores de cada uno de los puntos de nuestra geografía.

Castilla-La Mancha es un lugar que para todos es conocido, así sea por el recuerdo lejano de la voz de Don Quijote de La Mancha, que empieza su aventura con “En un lugar de La Mancha cuyo nombre no quiero acordarme…”, la obra de Cervantes consiguió que el mundo conociera mediante las locuras del Quijote, una parte de la geografía española, sin embargo, en la actualidad, hay mucho que podemos conocer dentro de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, y Albacete, es uno de esos lugares.

Albacete es la capital de la provincia de Albacete, en ella se desarrolla el centro económico y judicial de la comunidad autónoma, además es una de las ciudades con mayor calidad de vida del país. Es una ciudad moderna con grandes espacios para el viandante, también cuenta con muchas zonas verdes. Además, su situación llana y la eliminación de barreras arquitectónicas han propiciado que sea una de las urbes con mayor accesibilidad y una de las más seguras.

Mucho hay para descubrir de esta ciudad, por lo que haremos un pequeño viaje por Albacete, con la intención de que se convierta en un destino obligatorio dentro de la geografía española.

¿Qué hacer en Albacete?

Cada ciudad tiene su encanto particular, barrios preciosos, tradiciones locales, museos, bares, es por ello que una lista de lugares obligatorios, siempre es funcional cuando pensamos hacer un viaje para conocer, también puede servir para hacer planes nuevos disfrutando de cosas que no sepamos de nuestra ciudad. Por ello, compartiremos con ustedes los lugares indispensables a visitar en Albacete:

La Catedral de Albacete

La Catedral de San Juan Bautista de Albacete, pudiera parecer una iglesia más sin nada que la haga verdaderamente especial, pero dentro de sus muros, se encuentra un verdadero tesoro. Dentro de la catedral, ocupando 1000m² el artista Casimiro Félix Escribá realizó grandes óleos pintados sobre lienzos, siendo la segunda obra de ese calibre hecha por un mismo artista. Pocas iglesias pueden decir que tiene un kilómetro en obras de arte, lo que la convierte en un punto precioso conocido por los locales, pero que todos los visitantes pueden disfrutar.

El Ayuntamiento

En la plaza Altozano se encuentra el edificio del antiguo ayuntamiento, convertido hoy en el museo municipal de Albacete. El espacio sin ser espectacular es una construcción con aires moderno y bonitos jardines, tiene un toque bastante especial y un gran reloj pone la guinda a la fachada de la Casa Consistorial. El nuevo ayuntamiento está a 100 metros, justo al lado del Museo de la Cuchillería.

El Museo de la Cuchillería

La industria de la cuchillería es muy importante en Albacete, tanto para España, como para el mundo, por lo que es lógico que con una tradición de historia cuchillera, tenga su propio museo. El edificio que lo alberga es La Casa del Hortelano, un bonito palacete de principios del siglo XX. El museo cuenta con piezas curiosas y espectaculares, mientras se pasea por siglos de historia cuchillera. El souvenir tradicional para cualquier visitante de Albacete, es una navaja. Justo en frente del museo encontrarán una tienda, aunque hay muchas más regadas por lo ancho y largo de la ciudad en las que podrán encontrar no solamente navajas, sino cualquier tipo de cuchillo que estemos buscando.

El parque de Abelardo Sánchez

El pulmón verde de la ciudad, cuenta con una superficie de 120.000m², que combina la riqueza variada de la naturaleza con estanques, esculturas y fuentes. Dentro de sus espacios, se encuentra uno de los museos más interesantes de la ciudad, el  Museo Arqueológico de Albacete.

La plaza del Altozano

Centro neurálgico de la arquitectura albaceteña. Desde la plaza ajardinada podemos observar el edificio Banco España, el Gran Hotel y Antiguo Ayuntamiento, a su alrededor, hoteles, cafeterías, tiendas la convierten en un lugar bastante concurrido por locales y turistas. En la plaza, se encuentra el Monumento al Cuchillero de Albacete o como también se le llama, El Mochilero, es una estatua que homenajea a los antiguos vendedores de navajas.

La Zona

La calle Concepción y la calle Tejares son conocidas por los locales como La Zona, estos lugares son por excelencia calles llenas de  bares de tapas y copeo. Estos locales son camaleónicos y se adaptan a la hora del día, terraceo y tapas por el día, vermú torero por la tarde y baile por la noche, lo que garantiza un buen ambiente y a  una infinidad de posibilidades todas horas.

La biblioteca de los Depósitos del Sol

El edificio construido en 1921 ubicado en el barrio de Carretas, muy cerca del centro, y que destaca visualmente por su gran cúpula azul, alberga en su interior una biblioteca que no solo es preciosa desde el punto arquitectónico, sino que cuenta con miles de títulos dentro de sus estanterías, que volverían loco de amor a cualquier aficionado de la lectura.

Las Tascas

Las tascas situadas en el paseo de la feria, son el alma de la ciudad durante el verano (y para qué mentir, también durante el resto del año). En ellas no solamente se puede paliar el calor con una buena cerveza, sino que también se puede disfrutar de lo mejor de la gastronomía manchega.

Ahora bien, la gastronomía es un punto focal para el turismo nacional e internacional, y Albacete tiene una gastronomía rica en sabores y colores. Por lo que este viaje conociendo la ciudad, continúa ahora buscando develar los platos más tradicionales de la cocina manchega.

Para este recorrido gastronómico, contamos con la guía del equipo de Centro Avanzado de Odontología Belmonte, quienes como albaceteños conocen de primera mano los mejores sabores de su tierra, y que como además se encargan de la atención odontológica integral de la comunidad de Albacete y de sus zonas aledañas, nos pueden recomendar los platillos más sabroso y que no sean tan dañinos para nuestra salud bucal.

Platos típicos de Albacete

La gastronomía de Albacete es uno de los atractivos de la ciudad, y son famosos para los turistas por dejar una excelente impresión en todo aquel que disfrute de los platos típicos de la localidad, por lo que siguiendo las recomendaciones de los locales, hablaremos de algunos de esos platos:

  • Migas ruleras: Conocidas también como migas manchegas, son un plato origen pastoril que utiliza la miga de pan duro y los combina con ajos, pimiento, aceite, pepinos, uvas, chorizos, torreznos, morcillas y los ingredientes que quien los prepare desee agregar. Es uno de los platos consentidos de la cocina manchega y uno de los favoritos de los turistas.

●        Gazpachos manchegos: Este guiso caldoso que se sirve caliente sobre una torta, está preparado con ajos, tomate, pimiento, aceite de oliva y especias como pimienta, clavo, laurel, harina de trigo y carne de  liebres, conejos o perdices obtenida de la caza tradicional, es uno de los platos emblema no solo de Albacete, sino de España en general.

●        Ajo de mataero: Es un plato preparado con revoltillo de pan desmigado, complementado con especias, ajos, piñones e hígado de cerdo, todo lo cual hace que tenga una consistencia de puré. Este plato aunque es más frecuente consumirlo durante el invierno, se encuentra durante todas las temporadas en los restaurantes por ser uno de los emblemáticos de La Mancha

●        Atascaburras: Un plato tradicionalmente invernal, se prepara con patatas, bacalao, aceite de oliva, huevo cocido, ajos y nueces para la decoración. Según los albaceteños, el mejor atascaburras es aquel que lleva en su preparación un poco de nieve. Sin embargo, por ser un plato tradicional, lo podemos encontrar durante todo el año.

●        Caldereta manchega: Preparada tradicionalmente en leña (lo que impacta bastante en su sabor), es un plato que consta de pierna o paletilla de cordero, cebolla, ajo, pimienta en grano, laurel, aceite y vino blanco. Lo podemos encontrar en casi cualquier sitio de Albacete, pero según los lugareños, mientras más cerca de la sierra, mucho mejor.

●        Truchas del río Mundo: Basado en truchas y embutidos como jamón serrano y tocino, condimentados con ajos, tomate y aceite de oliva, las truchas del río Mundo, es uno de los platos que representa una las identidades de la gastronomía albaceteña. Para degustar este plato, lo mejor es acercarse a las fondas cercanas al nacimiento del río Mundo, lo que garantiza un producto fresco y con sabor tradicional.

Sin duda España tiene destinos maravillosos por descubrir y Albacete es uno de ellos. No solamente tiene una arquitectura preciosa, sino que tiene mucho a nivel cultural por conocer y apreciar, una gastronomía con sabores deliciosos que la colocan en uno de los puntos de mira más llamativos para el turista.

Albacete se merece ser un punto indiscutible en la lista de lugares turísticos por excelencia de nuestro país, y para que eso ocurra, el turismo interno debe impulsarse de forma que se le valore por su riqueza cultural y tradicional.

Deja una respuesta